2005

La primavera, llena de flores de colores, es todo alegría entusiasmo y algarabía. Es el despertar. Es la mañana. La infancia.

 

El verano es en cambio, todo calores al sol. Playa, piscina, césped,  bañadores, sed. Es el revestimiento de las plumas de las aves. Es el mediodía. La juventud.

 

Con el otoño se apagan los brillos, hay nubes y lluvias. Hay remanso y plenitud. Es la tarde. La madurez.

 

El invierno viene a revestirlo todo de blanco. Con sus fríos, es el hogar, la paz y la sabiduría. Es la noche. La vejez.

/

imágenes